lunes, 11 de enero de 2016

Uso de monopostes en publicidad

Las grandes marcas, así como las pequeñas empresas, siempre han tenido muy claro que para poder vender hace falta anunciarse de la forma correcta. Esto implica escoger franjas de edad, los canales adecuados, el medio que se adapte mejor a nuestra marca, etc. Pero hay una cosa que suele funcionar muy bien para todos los sectores y ámbitos: las vallas publicitarias... y, más concretamente, los monopostes publicitarios.


Publicidad visible

Y es que una valla puede ser vista por muchas personas. En el caso de los monopostes, por ejemplo, que serían las vallas que van soportadas por una sola columna, estos se suelen ubicar en carreteras, fuera ya de la zona urbana (aunque hay de todo) y en un lugar en donde la gente los pueda ver de una forma muy clara, sin árboles o edificios por en medio. ¡De otra manera no serviría para nada!

jueves, 17 de diciembre de 2015

La crisis de ansiedad también afecta a los fotógrafos

Hoy en día no hay casi ninguna profesión que se escape del estrés y de las crisis de ansiedad www.drromeu.net/cuadros-de-ansiedad. ¿Por qué? Pues por varias razones, pero una de las más importantes es el cambio rápido que se produce en la sociedad. Por poner algunos ejemplos: la llegada de Internet a los bolsillos hace que todo el mundo pueda sentirse como algo que no es: los libreros ven como Internet les come terreno, los bibliotecarios luchan porque Google no les quite el trabajo, los periodistas cada vez ven como más gente produce noticias… y los fotógrafos ven como todo el mundo puede hacer fotos con su móvil, aplicarle u par de filtros y colgarla en Internet. 


Evidentemente el objeto no hace al profesional ni está todo perdido, pero si que es verdad que entre esto y otras causas, cada vez más hay más intrusismo. 

lunes, 14 de diciembre de 2015

El despido en imágenes

Trabajar como artista no es fácil: a menudo te desesperas por encontrar trabajos que te ayuden a mantenerte económicamente (a ti y a tu familia) y tienes que estar constantemente luchando para que te reconozcan el trabajo realizado.

El despido inevitable 

 Aún así, a veces el despido llega. En muchos casos los fotógrafos son profesionales autónomos que no viven esta situación, pero si se ha estado trabajando en alguna parte y un día se acaba el contrato que tenías, la situación puede ser muy deprimente.

Lo único que os debe consolar es que en la mayoría de casos os corresponde una indemnización despido y que esto os puede ayudar un poco a que remontéis económicamente hasta encontrar otro trabajo en el cual podáis aportar toda vuestra profesionalidad.