lunes, 11 de enero de 2016

Uso de monopostes en publicidad

Las grandes marcas, así como las pequeñas empresas, siempre han tenido muy claro que para poder vender hace falta anunciarse de la forma correcta. Esto implica escoger franjas de edad, los canales adecuados, el medio que se adapte mejor a nuestra marca, etc. Pero hay una cosa que suele funcionar muy bien para todos los sectores y ámbitos: las vallas publicitarias... y, más concretamente, los monopostes publicitarios.


Publicidad visible

Y es que una valla puede ser vista por muchas personas. En el caso de los monopostes, por ejemplo, que serían las vallas que van soportadas por una sola columna, estos se suelen ubicar en carreteras, fuera ya de la zona urbana (aunque hay de todo) y en un lugar en donde la gente los pueda ver de una forma muy clara, sin árboles o edificios por en medio. ¡De otra manera no serviría para nada!


Hay muchos tipos de valla. A parte del ya citado monoposte, tendríamos también:

- Valla de ocho paños: son las vallas formadas por ocho paneles y que juntos forman un solo mensaje. No es habitual, pero a veces cuando pasa un tiempo o se quiere eliminar un anuncio de una zona, se desordenen las piezas para crear un efecto negativo. Los motivos para ello suelen ser varios e incluyen también el impago de las tarifas correspondientes.

- Las vallas iluminadas: si bien antiguamente esto era imposible, a día de hoy es fácil encontrar vallas que incorporen puntos de luz para facilitar la lectura del mensaje. Es ideal para poner en carreteras en donde no hay muchos focos de luz, ya que de otra forma sería imposible verlas y se perdería toda la clientela nocturna. Sobre todo se usa en aquellos anuncios que precisamente interesa el perfil de conductor nocturno. ¿Cómo veríamos que un anuncio de carretera de un local erótico, por ejemplo, no estuviera iluminado por la noche? no tendría ningún sentido.

- Vallas biposte: sería lo mismo que los monopostes citados pero en vez de una columna de sujeción, habría dos. Esto permite crear algunos efectos como la tridimensionalidad forzada o bien el poder meter vallas publicitarias mucho más largas de lo normal, ya que el soporte permite que así sea.

- Vallas de tres caras: son las que tienen tres caras (como bien dice su nombre) y que por tanto puede incluir hasta tres anuncios a la vez. Los hay que incluso son giratorios, de manera que situándonos en un solo punto fijo, podemos ir viendo cómo van cambiando los anuncios.

- Vallas bajas: estas son las que solemos ver en los partidos de futbol. Normalmente se sitúan al pie del suelo, ya que es donde más enfoca la cámara y que por tanto es más fácil que el impacto se multiplique. A día de hoy, los estadios más importantes ya incorporan vallas digitales, de manera que los anuncios no son fijos sino que van rotando y permite generar más ingresos.

También existen vallas digitales, inflables, móviles, etc. Las posibilidades son muchas y suelen ofrecer uy buenos resultados si se saben usar bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario