miércoles, 9 de marzo de 2016

El porno no ha notado demasiado la crisis. Trabajos sin paro


Hablar con alguien que sabe mucho del mundo del porno es abrir una ventana más allá de los tópicos, las bromas y la vulgaridad. Entrevistar Paco Gisbert es esto, y más. Este periodista y guionista de televisión valenciano es, probablemente, el mejor crítico de cine X de todo el Estado español.

El Porno un Sector sin crisis

Paco, además, colabora con publicaciones como Interviu, El País, El Mundo, Ajoblanco y, como no, la Cartelera Turia. También fue copresentandor del programa ‘Todos Ahhh 100’, de La Sexta. Tiene tres pasiones, sexo, fútbol y cine, y sobre ellas ha escrito ‘Fantasías de noche’ (1999), ‘Once titulaste’ (2000), ‘Basura reciclada’ (con Casto Escópico, 2001), ‘Ya tenemos equipo’ (2010) y ‘Ocurrió en Valencia’ (2012), entre otros. Esto en papel porque, en el mundo digital, tampoco se está quieto. Tiene su propia web dedicada a la historia del porno español www.vpornogratis.xxx/castellano, alimenta su blog de cine y, a veces, muta en ‘Un samaruc en la grada’ y volca su pasión por el valencianismo futbolístico. Profesionalmente, a estas alturas trabaja de coordinador y community manager del Pornoticiero. 

¿Se puede hablar de un cine porno valenciano? 

No, porque nunca ha habido una industria pornográfica en el País Valenciano, entente como productoras que hacen habitualmente. El que ha habido son actores, directores y distribuidoras valencianas e incluso alguna web que hace contenidos propios de porno y que es valenciana. Pero hablar de un porno valenciano supondría que tiene unas características propias y diferenciadas respecto de otras, y no es el caso. 

¿Es cierto que la costa valenciana es escenario de muchas películas X? 

Sí, es un hecho que se repite desde hace muchos años. La costa valenciana siempre ha sido un escenario ideal para hacer películas en general, y películas X en particular, sobre todo las de porno casero

¿El fenómeno Nacho Vidal –criado a Enguera (la Canal de Navarrés)- ha generado una cantera de actores valencianos?

No, porque, en realidad, Nacho hizo casi toda su carrera en Barcelona. El único momento en qué hubo un tipo de cantera de actores valencianos fue a mediados de los noventa, cuando Isi Lucas montó una productora de porno en Puçol y trabajó con gente que quería ser actor, como por ejemplo Toni Troyano, Paco Roca o Quino Valen. Por ahora, el actor valenciano más importante es Nick Moreno, que vive y trabaja en Barcelona, además de Bobby Perú, que es, principalmente, director, aunque también hace de actor a muchas de sus películas. 

¿La entrada de Enguera a la Wikipèdia dice que Nacho Vidal se un “personaje destacado” del pueblo. Qué podría pasar si el alcalde le encargara a Ripollés una estatua de homenaje a Nacho Vidal? ¿Te lo imaginas? 

Me parecería magnífico. Pero seguro que, una vez hecha la estatua, Ripollés diría que aquel pepino gigante no representa a Nacho, sino una alucinación suya, como dijo cuando le hizo la escultura a Fabra. 
“Nunca ha habido una industria pornográfica en el País Valenciano, entente como productoras que hacen películas habitualmente con unas características propias y diferenciadas respecto de otras” 

¿La crisis económica ha aumentado los aspirantes a actores y actrices porno en los castings? 

Sí, por supuesto. El porno es uno de los pocos sectores donde la crisis no se ha notado demasiado. En estos momentos, hay más actrices que no nunca en la historia del porno español, aunque, curiosamente, hay menos actores. O actores que funcionan como es debido, cuando menos. Además, se ha producido un fenómeno muy curioso que es la llegada de las webcams, los chats en directo con actrices porno o amateurs que son capaces de ponerse ante una cámara para excitar, de manera personal, los consumidores. Ahora el porno se apoya en las webcams y este negocio es el pilar fundamental de su existencia. 

¿Se dice que es un trabajo muy muy pagado. Cuando puede cobrar una ‘pornstar’ por una película?

Bien, yo diría que era muy muy pagado. De media, una actriz porno cobra entre 250 y 300 euros por escena, cuando hace cinco o seis años ganaba entre 700 y 1.000. Otra cosa son las grande estrel·les, como el caso de Nacho Vidal o su ex mujer Franceska Jaimes, que pueden cobrar 1.000 euros por escena, pero porque tienen un catxé ganado al circuito americano. 

¿Cada tipo de escena y posturas tienen un precio? 

Más que las posturas, el que marca el precio es la especialidad. Por ejemplo, los anales se pagan más que los vaginales. Y después, si entramos en temas especiales, también hay precios diferentes a los normales. Pero podemos decir que, de media, como ya he comentado antes, una escena con felación, coitus vaginal y eyaculación a la cara puede valer entre 250 y 300 euros en el caso de las mujeres. En el de los hombres, hay mucha más variedad de precios, porque los hombres tan sólo ponen el pene y los tiene igual si es para hacer un anal o un vaginal.


¿A estas alturas, la industria del porno ya ingresa más dinero mediante internet que por otras vías (proyección de películas, festivales, venta…)? 

Está claro que sí. A estas alturas, internet es el principal medio de distribución de porno al mundo. Aunque el mercado de las webcams, que también tiene internet como principal herramienta de distribución, está tomando mucha fuerza.

La igualdad entre hombres y mujeres avanza cada día más. Y ¿en el cine porno? En el sentido de directores, directivos de productoras, técnicos…

El porno es básicamente un producto de consumo para los hombres. Se realiza porque lo consuman los hombres. Aun así, es el único trabajo en el cual las mujeres cobran, en igualdad de condiciones, más que no los hombres, porque ellas son las verdaderas protagonistas del porno. Pero en el aspecto técnico las mujeres son minoría. 

¿El cine X hecho desde el punto de vista de las mujeres, como por ejemplo el que realiza Erika Lust, es todavía marginal?

Sí. Hay directoras, como por ejemplo Dunia Montenegro o Salma de Nuera, que son antiguas actrices que han pasado a dirigir sus propias escenas –de hecho, en el porno actualmente no se habla de películas, sino de escenas- y otros que dirigen lo hacen desde una perspectiva diferente, caso de Erika Lust, Sandra Uve o Irina Vega. Más que marginales, son minoritarias.


Coloca por orden de mayor a menor los que más porno consumen: mujeres, hombres, gays y lesbianas. 

No tengo datos exactos pero, por el que sé, sería: hombres, gays, mujeres, lesbianas. 

¿Qué impacto han tenido en la industria los últimos casos de actores y actrices portadores del SIDA que siguieron trabajando contagiando algunos de los compañeros de trabajo? ¿Hay más controles? ¿Se ha extendido más el uso del condón, o todavía es escaso? 

Este es un tema sin resolver. Han sido muy pocos los casos de SIDA a la industria del porno y ninguno de ellos en España, pero sí que hay una corriente que impulsa el uso del condón en las escenas, aunque no está muy extendido. La excusa que pone la industria en general es que al espectador no le gusta ver sexo explícito con condón y, por eso, todos los actores y actrices tienen que ir a los rodajes con pruebas del SIDA actualizadas, como máximo 15 días antes. Esto mujer una seguridad en los rodajes. 
“De media, una escena con felación, coitus vaginal y eyaculación a la cara puede valer entre 250 y 300 euros en el caso de las mujeres” 

Creo que fue a finales de los noventa cuando apareció la primera revista porno escrita en catalán, ‘Las excursiones calientes’. ¿Qué presencia tiene la lengua propia en esta industria? 

Muy poca. Los intentos de hacer porno en catalán fueron casi anecdóticos. Conrad Son, que siempre se ha identificado como defensor de nuestra lengua y una identidad propia, rodó algunos pornos en catalán hace ya una docena de años. Después, Negro y Azul, que era una distribuidora de Almassora, dobló al valenciano ‘Dracula’, una película de Mario Salieri. Pero realmente no ha pasado de esto. A estas alturas no se hace porno en catalán, aunque el 90 por ciento de la industria esté en Cataluña

Por último, recomiéndanos una película, un actor, una actriz y el que para tú sería el paisaje perfecto para rodar una escena porno que encara no se ha hecho.

Esta es la pregunta más difícil. Vamos a ver. Una película: ‘El sexo que habla’, de Fredéric Lansac, un ejemplo de cine de serie B con sexo explícito y con mucho sentido del humor. Un actor: Nacho Vidal, pero más que por las escenas que hace o ha hecho, por su versatilidad y la capacidad para sobrepasar la condición de actor porno (no olvidamos que ha hecho cine convencional y televisión). Una actriz: Marilyn Chambers, sin duda la grande mussa de la contracultura americana de los años setenta y una mujer que vendía del cine tradicional y eligió hacer porno porque pensaba que era una forma como otra de manifestar su vertiente creativa. Y el paisaje perfecto para hacer una escena porno no existe: está al cerebro de cada cual; esta es la grandeza del porno.

1 comentario:

  1. Considero que la crisis no se ha notado demasiado en esta industria.a
    En las publicaciones del Gay Porn HD Download, podemos ver cada ves mas gays y esto va en aumento considerable.

    ResponderEliminar